DIDASCALIA EG

CONTROL INTEGRADO DE PLAGAS

El Control Integrado de Plagas es una estrategia que posibilita mantener las poblaciones de especies nocivas por debajo del umbral de tolerancia, basándose en la integración de medidas de control de plagas de diferente naturaleza, como métodos físicos, mecánicos, biológicos, culturales y químicos. Esta metodología de trabajo permite alcanzar resultados más eficientes a largo plazo que con el uso exclusivo de productos biocidas.

Las empresas de control de plagas están obligadas a prestar sus servicios según los requisitos de la norma UNE 171.210: Buenas prácticas en los planes de desinfección, desinsectación y desratización y para ello se establecen tres etapas básicas de trabajo:

  1. Diagnóstico de Situación
  2. Programa de Actuación
  3. Evaluación de los resultados

El Programa de Actuación será definido, en función de la situación concreta en la que se encuentre la instalación de nuestro cliente y para lograr el control efectivo a largo plazo, el Control Integrado de Plagas prioriza la implantación de medidas preventivas, limitando el uso de biocidas sólo en los casos en los que las medidas anteriores sean insuficientes. Se consigue de esta forma, minimizar los riesgos para la salud pública y para el medio ambiente por el uso de productos químicos.

La implantación de medidas preventivas se enfoca al mantenimiento de unas condiciones ambientales que impidan la supervivencia y la propagación de dichas especies nocivas, como son el alimento, el agua y el refugio. De esta forma, se consigue un control a más largo plazo y un menor riesgo medioambiental.

Para lograr estas condiciones, las empresas de control de plagas proponen al cliente una serie de medidas preventivas sobre los elementos estructurales, sobre las condiciones higiénicas y sobre el desarrollo de hábitos saludables, además de medidas de control directo sobre las especies identificadas, priorizando siempre los métodos de control no químicos.

Llegado a este punto, se aprecia la necesidad de que nuestros clientes se involucren en la implantación de estas medidas para poder llevar con éxito el Control Integrado de Plagas. Por ello, es importante saber transmitir y concienciar a nuestros clientes de la importancia de la prevención.

Cuidar este componente de nuestro trabajo, posibilitará tener en nuestro cliente a un aliado para alcanzar un control de plagas más eficaz a largo plazo.