RESIDUOS MINEROS

Los vestigios mineros más antiguos encontrados en la península ibérica se encuentran en la faja pirítica onubense y datan de finales del S. IV, inicios del S. III a.C. Desde entonces hasta ahora ha cambiado bastante la industria extractiva, concretamente, sus producciones y consecuentes desechos.

El grado de desarrollo alcanzado dentro del sector ha ido ligado al aumento de la producción de residuos mineros y con ellos al aumento de las medidas correctoras y preventivas a aplicar para su disminución.

Gestión de residuos en el sector minero

El concepto de economía circular se está extendiendo a todos los ámbitos y la minería no puede quedarse rezagada. Es por ello que la tendencia actual sea la de incentivar aquellos tratamientos del mineral que son menos agresivos con el medioambiente, y para ello se aplica la Regla de las tres “R”: reducir, reutilizar y reciclar. Tomando de referencia esta premisa, tendrán prioridad aquellos procesos en los que prime la reducción de residuos, en el caso que no fuera posible su reducción, se optaría por los que permitan una reutilización de los mismos y finalmente si estas dos alternativas no son viables, se optaría por aquellos que generan residuos reciclables.

Siguiendo en esta línea y con los avances tecnológicos actuales se han conseguido logros tales como el aprovechamiento de recursos mineros en antiguas escombreras y balsas. Lo que hace cincuenta años se consideró un pasivo para la empresa y una carga para la sociedad y el medioambiente, hoy se considera un activo, mediante la valorización del residuo a través de la aplicación de técnicas de extracción de minerales descubiertas y enfocadas al aprovechamiento de los mismos.

Este tipo de prácticas comenzó a aplicarse con la entrada en vigor de la Directiva 2010/75/UE de emisiones industriales (prevención y control integrado de la contaminación) donde se establecen las bases para la aplicación de las Mejores Técnicas Disponibles en las actividades industriales, incluida la minería. Mediante su aplicación se lleva a cabo la actividad de la manera ambientalmente más respetuosa que se conoce, teniendo en cuenta que el coste para las empresas que las han de utilizar esté dentro de unos límites razonables.

Tipos de residuos mineros

Existen muchos tipos de residuos dependiendo del origen de la actividad minera. En el caso de los áridos, de los minerales industriales y de las rocas ornamentales, sus residuos suelen ser inertes; en el caso de la minería metálica, podrían clasificarse como peligrosos y se incluyen en la Lista Europea de Residuos con los siguientes códigos LER:

  • Estériles que generan ácido procedentes de la transformación de sulfuros: LER 01 03 04
  • Otros estériles que contienen sustancias peligrosas: LER 01 03 05
  • Otros residuos que contienen sustancias peligrosas procedentes de la transformación física y química de minerales metálicos: LER 01 03 07*

Legislación minera y medioambiente

Los principales impactos que generan, repercuten en factores como el paisaje, el suelo, la vegetación y, en ocasiones pueden llegar a alterar ecosistemas acuáticos e incluso a la salud humana. Cuando no es posible aplicar la regla de las tres R, son almacenados en instalaciones de residuos mineros, que según su estado, se clasifican en: escombreras, para aquellos residuos sólidos, balsas para los lodos y presas mineras donde se depositan los lixiviados resultantes del tratamiento del mineral. La rotura accidental de estas estructuras puede llegar a provocar desastres ecológicos irreparables.

La legislación nacional que actualmente regula el desecho de la minería es el Real Decreto 975/2009 sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras, aunque actualmente se encuentra en fase de información pública el Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados que introduce sensibles cambios en la materia con el fin de transponer dos Directivas comunitarias:

  • Directiva (UE) 2018/851, de 30 de mayo de 2018, por la que se modifica la Directiva 2008/98/CE sobre los residuos. Plazo de transposición: 5 julio 2020.
  • Directiva (UE) 2019/904, de 5 de junio de 2019, relativa a la reducción del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente. Plazo de transposición: 3 de julio 2021.

El futuro en los procesos extractivos va encaminado a encontrar métodos y sistemas eficientes tanto a nivel medioambiental como económico. Con ello, se quiere llegar a integrar el inevitable desarrollo que alimenta a la sociedad, en la que la demanda de minerales diversos es clave, con el respeto al medioambiente.

 

¿Quieres formarte en gestión medioambiental y de residuos?

Consulta nuestro catálogo formativo orientado a esta materia  aquí.