LA PCR, ¿SÓLO PARA COVID-19?

Durante esta época de pandemia a nivel mundial muchas han sido las noticias relacionadas con el PCR y el análisis de Covid-19, pero, ¿sabemos en qué consiste esta técnica?, ¿es tan fiable como se indica? Aprovecharemos esta entrada en el blog para poder describir el fundamento de la técnica así como sus múltiples aplicaciones en el ámbito científico.

¿Qué es la PCR?

La reacción de la polimerasa en cadena es una técnica perteneciente a la biología molecular donde se identifica, a partir de un ínfimo fragmento de ADN de un agente biológico u otro elemento (alimento), mediante un proceso de replicación con cebadores, una cadena de ADN multiplicada hasta valores representativos que permiten aportar una identificación y caracterización. Nos permite en pocas horas realizar está identificación, ahorrando principalmente tiempo, tan necesario por la urgencia del análisis en cuestión. A continuación, resumiremos brevemente algunas de las múltiples aplicaciones de PCR tan habitual en nuestras conversaciones durante estos meses.

Aplicaciones de la PCR

Industria alimentaria: Identificación de alimentos transgénicos

Industrias agroalimentarias o de producción de alimentos, en sus múltiples variantes, necesitan el análisis de las materias primas recepcionadas de sus distintos proveedores. Este aspecto controla la calidad y origen de su materia prima, asegurando con ello la certificación y trazabilidad en todo el proceso productivo.

Industria alimentaria: Identificación de toxinas de forma indirecta.

No debemos olvidar que PCR es capaz de identificar agentes biológicos tanto vivos como muertos, pero… ¿en qué casos es necesario analizar los que no han sobrevivido si no van a producir daño alguno? Pues bien, principalmente para identificar los daños que hayan podido realizar en su pasado. Veamos como ejemplo la toxina botulínica elaborada por la bacteria denominada Clostridium botulinum. Para identificar la posible existencia de la toxina se analiza la posible existencia de la bacteria. Si ésta está presente, incluso con el alimento ya elaborado, se puede sospechar la existencia de la toxina y por tanto de la contaminación del alimento.

Higiene industrial: Prevención de legionella

No debemos olvidar que según R.D. 865/2003 para el recuento de legionella debemos optar por la UNE-EN ISO 11731:2017 donde se obliga, por parte de las autoridades sanitarias, al análisis mediante cultivo microbiológico. La estandarización del método tiene como objetivo, entre otros, la unificación de criterios y procedimientos con la debida estandarización. Esta técnica, además, presenta algunas desventajas, como por ejemplo las pérdidas de colonias consecuencia de los tratamientos exigidos en determinadas muestras o la calidad de los reactivos, tanto de cultivo como serológicos. Llegados a este punto podemos considerar la PCR en análisis de legionella como una técnica complementaria en caso por ejemplo de brote. La existencia de dos o más casos identificados requiere acciones preventivas rápidas por parte de la autoridad sanitaria competente, esperar 15 días aproximadamente entre la toma de muestras, cultivo y emisión de informe puede poner en riesgo el entorno. Es por ello que la PCR nos permitirá evaluar rápidamente el foco, el serogrupo y la información necesaria para identificar el origen del problema por medio de contraste.

Hasta aquí algunas de las aplicaciones más habituales de la PCR que seguro desconocíais y que se emplean habitualmente en distintas áreas, sin olvidarnos además de la identificación de patógenos en entornos veterinarios y por supuesto, Covid-19 en esta época de pandemia.

 

¿Quieres saber más sobre los métodos de prevención de Covid-19, Legionella o cómo asegurar un alto nivel de calidad en la Industria Alimentaria?

Consulta nuestro catálogo formativo  aquí.