¿FABRICACIÓN ADITIVA O FABRICACIÓN SUSTRACTIVA?

Antes de saber, cuál de estas dos tecnologías sería la más conveniente para satisfacer nuestras necesidades vamos a conocer de forma general estos dos conceptos.

¿Qué es la Fabricación Sustractiva?

La fabricación sustractiva es cualquier proceso en el que las piezas se producen al eliminar el material de un bloque sólido, barras de plástico, metal u otros materiales eliminados mediante corte, perforación y esmerilado para  producir la forma deseada.

Estos procesos se realizan manualmente o, más comúnmente, con la ayuda de un control numérico computarizado (CNC).

¿Qué es la Fabricación Aditiva?

La fabricación aditiva (AM, siglas en inglés de additive manufacturing)  involucra cualquier proceso en el que las piezas se produzcan depositando material para crear las formas deseadas. Construyen objetos añadiendo material mediante superposición de capas sucesivas  hasta que la pieza esté completa.

La impresión 3D, es el proceso de fabricación aditiva más común y conocido en el mercado.

En la siguiente imagen, se muestran las principales diferencias entre ambos procesos de fabricación.

¿Cuándo utilizar la fabricación substractiva y aditiva?

Son muchos los factores que determinarán cual es la tecnología que se ajuste a nuestras necesidades.

Por ejemplo:

¿Cuántas piezas necesitaremos? ¿De qué material? ¿Qué dimensiones? ¿Qué tolerancias? ¿Qué grado de acabado superficial? ¿Las piezas son funcionales o conceptuales? ¿Qué complexidad de fabricación tiene la pieza?…

Si analizamos el proceso de fabricación con impresión 3d podemos ver como las Impresoras 3d ofrecen un alto grado de libertad de diseño y pueden producir diseños complejos que serían imposibles o excesivamente costosos de crear con cualquier otro método de producción. Son ideales para la creación de prototipos ya sean conceptuales como funcionales, de pequeñas series de producción, como también de la fabricación de utillajes y se utilizan cuando el esfuerzo mecánico es medio-bajo. Las tecnologías de fabricación aditiva son generalmente más adecuadas para piezas pequeñas y proyectos muy complejos.

Si analizamos el proceso de fabricación con CNC (Control numérico Computarizado) nos encontramos con una tecnología capaz de producir piezas mucho más fuertes, con mejores tolerancias y acabados más suaves que las técnicas de fabricación aditiva.

Cuando se requieren de series medianas, este proceso se vuelve más competitivo, como también la fabricación de piezas más grandes y menos complejas.

A menudo, para satisfacer las necesidades del mercado nos encontramos que se requieren de la fabricación híbrida que conlleva a la utilización de estas dos tecnologías. Esto permite a los diseñadores y fabricantes combinar la velocidad y versatilidad de la fabricación aditiva con la resistencia de las piezas sustraídas.

Así que, podemos decir que son tecnologías y procesos de fabricación complementarios, que se suman y nos aportan más ventajas si las aprovechamos conjuntamente.

 

¿Quieres formarte en Fabricación y Mantenimiento Industrial?

Consulta nuestro catálogo de cursos especializados en el sector industrial. aquí.