LA EVOLUCIÓN DEL R-32

Con el Protocolo de Montreal, muchas fueron las sustancias que se regularon con el fin de recuperar la capa de ozono. Este protocolo supuso un antes y un después en los campos de la refrigeración y la climatización.

Entre las sustancias que agotan la capa de ozono están el Bromo, muy usado hasta entonces en halones para la extinción de incendios, y sobre todo el cloro, componente en los refrigerantes por entonces más usados, los CFCs. Tras la desaparición de los CFCs como fluidos caloportadores, comenzó una nueva era en los campos de la refrigeración y la climatización.

EVOLUCIÓN DEL R-32: Los inicios del R- 407C y el R- 410A

Primero aparecieron los HCFCs, con menor cantidad de cloro en su composición y por lo tanto un PAO (Potencial de Agotamiento del Ozono) menor, como el R-22. Sin embargo, la carrera continuaba en pos de conseguir refrigerantes aún menos dañinos con la capa de ozono y llegaron los HFCs con un PAO igual a cero. Estos refrigerantes, llamados en un primer momento “ecológicos”, estaban compuestos por mezclas zeotrópicas principalmente y entre cuyos componentes se encontraba el R-32. Dichos refrigerantes “ecológicos”, fueron acogidos por la totalidad de los fabricantes de equipos de aire acondicionado y así, el R- 407C y el R- 410A fueron, desde finales de los años 90 hasta nuestros días, los más utilizados en climatización. Posteriormente, y debido en gran parte a los átomos de flúor que contenían ambos refrigerantes, hubo que limitar su uso debido a que contribuían al potenciamiento del efecto invernadero y, por lo tanto, al calentamiento del planeta. Esto provocó un nuevo panorama para el sector y obligó a la búsqueda de nuevos refrigerantes.

Del R- 407C y el R- 410A al R-32

Sin embargo, el refrigerante ya lo teníamos como uno de los componentes de los anteriores, el R-32. No obstante, el R-32 es un componente con cierta inflamabilidad, por lo que por sí solo limitaba mucho su uso, y fue mezclado con el por entonces llamado “agente extintor” R-125. Para conseguir el R-407C, el R- 32 fue mezclado con R-125 y  R-134a lo cual le proporcionaba un alto PCA (poder de calentamiento atmosférico).

Para conseguir el R-410a, el R-32 fue mezclado a partes iguales con el R-125, otorgándole un mayor PCA incluso que el R-407C. Para solucionar en parte este problema, el RSIF (Reglamento de Seguridad de Instalaciones Frigoríficas) mediante el Real Decreto 552/2019, ha creado un nuevo grupo de seguridad donde queda encuadrado el R-32 llamado A2L, grupo de refrigerantes con baja inflamabilidad. De este modo, el R-32 es hoy día el refrigerante por excelencia usado en los equipos de aire acondicionado y los instaladores RITE pueden realizar dichas instalaciones dentro de unos parámetros englobados en el mencionado RSIF.

¿Quieres seguir formándote en materia técnica e industrial?

Te ofrecemos un amplio catálogo de cursos especializado en diversas áreas como Instalador de Climatización, Operador de Calderas Industriales, Instalador de Gas etc.

Consulta nuestra oferta formativa aquí

09/06/2020