DIDASCALIA EG

SITUACIÓN ACTUAL DEL SECTOR DEL CONTROL DE PLAGAS

El 6 de junio es el Día Mundial de las Plagas, celebración anual que persigue concienciar a las Administraciones Públicas, a la Ciudadanía en general y a los Medios de Comunicación sobre el papel tan importante que desarrollan las empresas del control de plagas para la protección de la salud, de las propiedades, de los alimentos y del medio ambiente en su lucha diaria contra las plagas a nivel mundial.

Los profesionales del control de plagas se enfrentan a un presente cada vez más complejo debido a una serie de problemas globales como son:

  • El cambio climático, que está alterando el ciclo biológico de muchas especies consideradas plagas, de forma que viven más tiempo o bien no mueren debido a que los inviernos están siendo mucho más suaves. El resultado del cambio climático en las plagas es su mayor capacidad de expansión y de propagación.
  • La globalización de los mercados, que permite que muchas especies de plagas están cruzando fronteras, por lo que su distribución también se está globalizando.
  • La urbanización, con los cambios que está generando el modelo de ciudad propuesta, aumenta la presencia de plagas debido a la mayor capacidad de encontrar alimentos.

Recientemente, se publicaron los resultados de un estudio del mercado europeo del control de plagas y una de las conclusiones de este, es la previsión de una tasa de crecimiento anual del 5,9% entre los años 2018 y 2025, de forma que se podría pasar de los 2,5 billones de dólares en 2017 a los 4 billones para 2025. Esta situación está motivada por las nuevas exigencias legales y también por la mayor preocupación sobre la capacidad de transmisión de enfermedades a humanos y animales a través de las plagas.

Leemos en la prensa noticias como esta: “Nueva York pierde la guerra contra las ratas”, en la que se indica que las autoridades se ven impotentes ante el crecimiento de las poblaciones de roedores en esta ciudad y una de las causas señaladas es el cambio climático que está aumentado la supervivencia del roedor y acelerando su reproducción.

Según estas tres cuestiones planteadas, podemos extraer como conclusión que el sector del control de plagas se encuentra en un momento prometedor a nivel de crecimiento de actividad, pero a la vez con la necesidad de superar numerosos retos, que exigirán una mayor profesionalización del sector que conllevará necesariamente una mayor capacitación de los trabajadores para la puesta en práctica de soluciones más eficaces, seguras y respetuosas tanto para los usuarios como para el medio ambiente.