DIDASCALIA EG

La amenaza de la enfermedad del Dragón Amarillo

El sector productivo de cítricos está alerta ante la amenaza del Dragón Amarillo. Se trata de una plaga de origen asiático y que ha sido identificada en diferentes zonas geográficas del planeta. En Florida (EE.UU) fue detectada en el año 2005 y hasta la fecha ha provocado una pérdida de la producción de naranjas de zumo de un 72%.

La enfermedad del Dragón Amarillo o huanglongbing, es considerada la más destructiva para los cítricos, provocando la deformación de los frutos, el amargor de su sabor, la atrofia de sus semillas y el amarilleo de los árboles hasta que éstos mueren. Dicha enfermedad es causada por tres especies de bacterias, las cuáles llegan a la planta a través de un pequeño insecto grisáceo chupador con manchas oscuras en las alas y con un tamaño de 2 a 3 mm, denominado Psila africana (Trioza erytreae), que actúa como vector de la enfermedad.

Esta plaga es una grave amenaza para las cosechas de naranjas, limones y mandarinas. En 2014, a pesar de las medidas de precaución, el psílido africano de los cítricos fue detectado en áreas gallegas, aunque afortunadamente la bacteria aún no ha sido detectada en nuestro país. Los expertos consideran que sólo es cuestión de tiempo que la enfermedad se detecte en nuestro territorio, por lo que urge poner en marcha medidas preventivas para reforzar la vigilancia y reducir el riesgo de entrada de la enfermedad.

Por ello, se considera de vital importancia la ejecución de campañas de concienciación entre los agricultores y aumentar los controles fitosanitarios y las inspecciones de las parcelas con el objetivo de detectar lo antes posible la presencia del insecto transmisor.

Los expertos también indican la necesidad de que los distintos agentes involucrados no introduzcan material vegetal de otros países sin que tengan sus pertinentes controles sanitarios, ya que está comprobado que es la forma de propagación de la plaga de un país a otro.

Nos volvemos a enfrentar a una de las principales causas de propagación de todo tipo de plagas invasoras, que no es otra que el movimiento de mercancías de un lugar a otro del planeta sin los controles necesarios.