DIDASCALIA EG

CONTAMINACIÓN POR SUSTANCIAS QUÍMICAS EN ALIMENTOS

En los distintos procesos que constituyen la cadena alimentaria, se pueden producir contaminaciones de carácter químico y biológico, lo que conlleva una serie de riesgos para el consumidor.

Con el objetivo de mantener bajo control estos riesgos, existen programas oficiales que conllevan la medición de una serie de parámetros, pero hay que tener en cuenta que dichos controles se realizan para los parámetros que tienen límites máximos admisibles en determinados alimentos. Sin embargo, se debe considerar que se pueden generar otros tipos de peligros que no están aún regulados. Para estos casos, sería conveniente la realización de estudios prospectivos con el fin de ir disponiendo de la información necesaria para posteriores evaluaciones de riesgo.

Una de las posibles fuentes de contaminación química en la industria alimentaria se origina en los procesos de higiene y desinfección con el uso de productos químicos. Evidentemente, se trata de procesos muy necesarios y que aportan grandes beneficios a la seguridad alimentaria, pero que también pueden suponer riesgos potenciales para los consumidores.

Por estas cuestiones, se hace completamente necesario llevar a cabo las mejores prácticas en la aplicación de este tipo de productos químicos a lo largo de toda la cadena alimentaria, minimizando los riesgos y potenciando sus beneficios. Una de las premisas básicas para lograr este fin es considerar las operaciones de limpieza y desinfección como una etapa más del proceso productivo en la industria alimentaria y no como una actividad complementaria.

Para ello, se deben diseñar e implementar Planes de limpieza y desinfección, cuya eficacia será verificada, para posibilitar que las instalaciones, la maquinaria y los utensilios estén adecuadamente limpios y desinfectados, evitando a su vez, riesgos innecesarios por la utilización incorrecta de los productos empleados.

Siguiendo esta estrategia, el personal encargado de estas tareas debe disponer de un amplio conocimiento de las tecnologías de limpieza y desinfección, de los distintos tipos de productos empleados y de la importancia de la realización de forma correcta de estas actividades.