DIDASCALIA EG

Biocidas TP4. Industria alimentaria

La limpieza y desinfección son dos actividades claves e imprescindibles en la industria alimentaria, que junto con otras cuestiones permiten alcanzar la seguridad de los alimentos. Para lograr dicho objetivo, la desinfección de superficies, recipientes, equipos y utensilios que entren en contacto con los alimentos debe alcanzar un alto grado de eficacia.

En los procesos de desinfección, se utilizan sustancias desinfectantes cuya finalidad es eliminar microorganismos patógenos y reducir las poblaciones de otro tipo de microorganismos no patógenos hasta niveles aceptables. Estas sustancias están reguladas por el Reglamento 528/2012, relativo a la comercialización y uso de productos biocidas, de forma que se establece un procedimiento de evaluación de este tipo de sustancias en función de sus propiedades con el fin de preservar la salud pública, la de los animales y el medio ambiente.

Los desinfectantes empleados en la industria alimentaria son:

  • TP 2.- Desinfectantes utilizados en los ámbitos de la vida privada y de la salud pública y otros biocidas.
  • TP 4.– Desinfectantes para las superficies que están en contacto con alimentos y piensos.
  • TP 5.- Desinfectantes para agua potable.

Como se ha indicado anteriormente el uso de biocidas en el campo de la alimentación está sujeto a una serie de requisitos previos a su comercialización, pero también existe un conjunto de exigencias mínimas de capacitación para el personal que realice tratamientos con biocidas, especialmente para la aplicación de determinados productos biocidas autorizados por personal profesional especializado, según se establece en el Real Decreto 830/2010, por el que se establece la normativa reguladora de la capacitación para realizar tratamientos con biocidas.

Dicho Real Decreto 830/2010 establece para los usuarios de ciertos biocidas, autorizados de uso por personal profesional especializado, dos niveles de capacitación:

  • Nivel 2, Servicios para el control de plagas, para la aplicación de biocidas.
  • Nivel 3, Gestión de servicios para el control de organismos nocivos, para realizar las funciones de responsable técnico.

Cabe resaltar la importancia de la formación de los usuarios en este tipo de productos, aunque no utilicen los biocidas autorizados por personal profesional especializado y no tengan la obligación de disponer de estos dos niveles de capacitación, ya que esta normativa también especifica que en el caso de biocidas de uso por personal profesional (empleados en el ámbito laboral), los usuarios de estos productos tendrán conocimientos y habilidades en el manejo de los productos químicos y serán capaces de utilizar correctamente los equipos de protección individual necesarios.

No se puede obviar, que se trata de la manipulación de productos que llevan asociados una serie de significativos riesgos tanto para el trabajador, como para el propio alimento. Ante esta situación, es muy importante que todos los agentes involucrados en los procesos de limpieza y desinfección de la industria alimentaria conozcan en profundidad la normativa que regula la comercialización, etiquetado, clasificación y el uso de biocidas, cuyo objetivo principal es buscar un elevado nivel de protección para la salud, tanto del usuario como del consumidor del alimento y para el medio ambiente, así como de disponer de la formación necesaria para la adecuada manipulación de estos productos.